Tipos histológicos

Denominamos tipos histológicos a las diferentes variedades de tumores cerebrales. La última clasificación es del año 2007. Esta diferenciación entre las múltiples variedades de tumores cerebrales las llevamos a cabo basándonos en dos aspectos esenciales: el tipo de célula a partir de la cual se origina el tumor y el grado histológico que define el comportamiento biológico (agresividad) del tumor. Este último va desde el grado I (tumores menos agresivos) hasta el grado IV (tumores de comportamiento muy agresivo).

Los tumores cerebrales reciben el nombre en función de la célula en la que se originan, siendo los más frecuentes los denominados astrocitomas que se dividen en 4 grados reflejando diferentes evoluciones.

Revisamos a continuación de forma muy resumida los principales tumores cerebrales en el adulto

Gliomas
Los Gliomas se denominan así porque nacen de células gliales: astrocitos y oligodendrocitos, que rodean y sostienen las céluals nerviosas. En función de su comportamiento los clasificamos en 4 grados de acuerdo con la escala de la Organización Mundial de la Salud (OMS). Requieren de un abordaje multidisciplinar, donde la Cirugía constituye la base del tratamiento, y la Radioterapia y Quimioterapia se utilizan como tratamientos complementarios que aumentan el control de la enfermedad y la supervivencia.

Los gliomas grado I incluyen al denominado Astrocitoma Pilocítico que en general pueden curarse con la cirugía. Representan un 5% de todos los gliomas y son más frecuentes en personas jóvenes.

El glioma grado II se considera un tumor de bajo grado, es decir, de lento crecimiento pero de carácter infiltrativo, por lo que en muchas ocasiones no se pueden resecar de forma completa y tienden a la recidiva y a la progresión a un grado mayor.

El Glioma Anaplásico es un tumor de grado III, es decir, con un comportamiento más agresivo. Son tumores de naturaleza infiltrante lo que hace difícil el que puedan ser resecados en su totalidad, y tienen mayor tendencia a la recidiva.

El Glioblastoma (GB) es un tumor grado IV. Representa un 15-17% de todos los tumores cerebrales primarios y es el más frecuente (50–75%) de los gliomas . Su incidencia se incrementa con la edad como ocurre en otros tumores. Son tumores de crecimiento rápido y por lo tanto producen síntomas secundarios al incremento de la presión intracraneal y que dependerán de la localización del tumor.

Se trata de un tumor de gran agresividad y de características muy particulares como por ejemplo la presencia de necrosis en sus células o la presencia de muchos vasos es decir un tumor muy vascularizado lo que le permite alimentarse y crecer. Otra característica de importancia es que tienen una elevada capacidad de infiltrar el tejido sano cerebral lo que limita su resecabilidad quirúrgica de forma completa.

La inmensa mayoría de los GB son primarios es decir aparecen como tales y crecen, siendo la variedad más agresiva, mientras que un pequeño porcentaje (<10%) son el resultado de una lenta transformación a partir de otros tumores cerebrales de bajo grado que con el tiempo se convierten en GB de alto grado.

Craneofaringioma
Se trata de un tumor benigno y poco frecuente (3–5%). Suelen presentarse cerca de la glándula pituitaria y pueden afectar diferentes partes. La cirugía es el tratamiento de elección.

Ependimoma
Constituyen el 1–2% del total de tumores cerebrales primarios y el 5–6% de todos los gliomas. En general se localizan cerca o dentro del sistema ventricular. Se dividen en 4 tipos y grados: subependimomas(grado I), ependimomamixopapilar y ependimoma(grado II) y ependimomaanaplásico (grado III). La cirugía es el tratamiento de elección con el objetivo de conseguir la máxima reducción posible que como con todos los tumores cerebrales dependerá principalmente de la localización del mismo. La radioterapia se suele recomendar sobre todo cuando la cirugía no ha podido ser completa o a veces incluso si lo ha sido. La quimioterapia ha sido poco estudiada en estos tumores con pobres resultados y restringida a los ependimomas recidivados.

Germinales
Son también poco frecuentes (1–3%) y se presentan sobre todo en adultos jóvenes. Es necesario el estudio del neuroeje (médula espinal), por la tendencia a diseminar a este nivel. El tratamiento de elección de estos tumores es la quimioterapia o una combinación de esta con la radioterapia.

Meduloblastoma
Se trata de un tumor poco frecuente en la edad adulta. Se localizan en el cerebelo y son de crecimiento muy rápido y con capacidad de extenderse a otras partes del SNC. Dada su localización pueden ocasionar un bloqueo del LCR produciendo síntomas de aumento de la presión intracraneal como dolor de cabeza, vómitos, inestabildad, etc. El tratamiento depende de la extensión del tumor y se basa en cirugía, radioterapia y quimioterapia.

Meningioma
Nacen de las capas de las meninges y son muy frecuentes (> 30%). La mayoría son benignos (grado I), no infiltrativos y de lento crecimiento. Pueden estar relacionados con alteraciones genéticas. Si el tumor se encuentra en un área en la que se puede intervenir, la cirugía es el tratamiento estándar. En algunos casos está indicada la radioterapia. El meningioma grado II tiene un comportamiento intermedio. El meningioma grado III es de comportamiento agresivo y la radioterapia está indicada después de la cirugía. El papel de la quimioterapia está poco muy estudiado.

Metastásis
Como se comentó al inicio de este documento, cuando los tumores que nacen fuera del cerebro como por ejemplo en el pulmón presentan en algún momento de su evolución o incluso en el momento del diagnóstico metástasis en el cerebro, entonces se denominan tumores cerebrales secundarios o metastásicos. Los tumores que más frecuentemente pueden dar lugar a metástasis cerebrales son los de pulmón y mama aunque muchos otros pueden también hacerlo. El tratamiento de estos tumores metastásicos en el cerebro es en general el de la enfermedad que lo origina y la radioterapia cerebral.